Leica X1: tan sólo una cámara de fotos (y 2)

El círculo de luz – Leica X1 ISO 800, f2,8, 1/500 – © Juan Luis Polo

Un mes de junio con menos tiempo del esperado y por ello con un retraso en la segunda entrega de mi prueba de la Leica X1. Sin embargo para compensar la tardanza, he tenido la oportunidad de comparar la X1 con una Olympus EPL2, una cámara que parte con un desventaja clara en cuanto al tamaño del sensor (la mitad de un formato completo) frente a la X1 (APS-C) ¿o tal vez no tanta desventaja?

Manos en la masa: ¿qué calidad de fotos se puede esperar con una X1?

La cámara tiene claramente dos puntos fuertes: el tamaño del sensor (APS-C) y su óptica, que si bien no es la más luminosa del mercado, una Fuji X100 tiene un número f2, el objetivo de la Leica es nítido desde el principio.

Con esa tarjeta de presentación, la calidad de las fotos que se obtienen desde el punto de vista de nitidez, fidelidad de color o contraste es muy alta para una compacta. Y ese es el punto de partida de una cámara que como bien apuntaba en la primera entrega de este análisis, está hecha para masticar la foto.

Rango dinámico y profundidad de campo

El faro – Leica X1 ISO 100, f2,8, 1/640 – © Juan Luis Polo

La capacidad de la cámara para hacer frente a situaciones de contraste entre luces y sombras es muy notable. El rango dinámico nos permitirá hacer frente con éxito a fotos en las que la diferencia entre luces y sombras sea alta. El hecho de poder trabajar con ficheros raw (.DNG) es otra garantía de que el proceso posterior nos dará juego.

Galaxy – Leica X1 ISO 100, f4, 1/250 – © Juan Luis Polo

Galaxy – Olympus EPL2, ISO 200, f4, 1/400 – © Juan Luis Polo

Una muestra introduciendo a la Olympus EPL2 en la segunda foto. Ambas recogen de manera similar la escena, se nota una mayor profundidad de campo a igualdad de número F en el caso de la EPL2, pero tiene ventaja la X1 manteniendo altas luces y sombras, así como tonos medios, como puede verse en los pilotos en un caso y otro. Una vez más los puntos fuertes de la Leica hacen valer su presencia

Fidelidad de color

La belleza en el cardo – Leica X1 ISO 400, f2,8, 1/250 -0,3EV – © Juan Luis Polo

La fidelidad del color de la X1 es bastante alta: en términos de lo que la pantalla nos muestra y nosotros estamos viendo. La aproximación del software de la X1 está lejos de fotos hipersaturadas y con colores reventados. La idea es recoger los colores de la forma más natural posible para después trabajar a nuestro gusto en el procesado de los ficheros raw. Y la aproximación, personalmente la agradezco. Prefiero fidelidad de partida y tomar después decisiones

Resultados a ISO alto

El ruido invisible – Leica X1 ISO 3200, f2,8, 1/60 – © Juan Luis Polo

El ruido invisible – Leica X1 ISO 3200 recorte – © Juan Luis Polo

El ruido menos invisible – Olympus EPL2 ISO 3200, f2,8, 1/60 – © Juan Luis Polo

Una prueba clave en una cámara como ésta es su capacidad para disparar a ISO alto. Si como a mí os fascinan los “filos del día”, el momento en que amanece o anochece, disponer de un ISO competente será imprescindible. La capacidad para disparar a 3200 ISO por ejemplo y que el resultado no se convierta en un pastiche infumable sobre todo en las sombras, marca la diferencia en mi caso entre una cámara en la que confiar y otra de la que desprenderme.

En el caso de la Leica el resultado es muy bueno. Tan bueno que disparar a ISO 3200 no supone ningún problema y podemos jugar a tomar fotos cuando la luz escasea, un momento muy recomendable para disponer de una luz que modela nuestro sujeto, como no es posible conseguir durante el día. En temas de ISO, en las que he podido compararlas con la EPL2, la Leica muestra una clara superioridad, como puede observarse en la misma foto tomada con la Olympus. El recorte muestra claramente más ruido y una peor gestión de la reducción del mismo. Sigue sin haber milagros cuando está de por medio el tamaño del sensor. Y no es que la EPL2 lo haga mal, es que la Leica lo hace muy bien.

LeicaFlex, abuela. – Leica X1 ISO 1600, f2,8, 1/15 – © Juan Luis Polo

Raw frente a jpg

Cuando en la cámara se selecciona la opción raw, se tomará adicionalmente un jpg. Y esto no hay forma de desactivarlo. La calidad de los jpg nos sacará de un apuro o si andamos con necesidad de enviar fotos sin hacer pasar a los raw por “la casilla de salida” del procesado. Pero sinceramente los mejores resultados y una cámara así los merece, vendrán de trabajar con los ficheros raw.

Pensamientos finales

Con muchos años haciendo fotos a mis espaldas y con un buen número de cámaras diferentes en mi haber, he sacado hace tiempo una conclusión: cada fotógrafo es un mundo. Los hay a los que la tecnología les fascina tanto casi como hacer la foto y los hay que cuanto más simple es el instrumento más concentrados en lo primordial, captar la foto que importa. No preguntéis en que campo me encuadro yo, como buen géminis no me es fácil definirme ;)

La Leica X1 es una cámara a priori que encajará mejor en manos del segundo grupo, aquellos a los que cuanto más básico el instrumento, más concentrados en tomar la foto. No es una cámara rápida, todo lo contrario, desde sus ajustes el tiempo que la cámara se toma en enfocar (algo habitual en este tipo de cámaras) es una cámara para no tener prisa. Por otra parte en fotografía las prisas son malas consejeras: el estilo propio viene de analizar qué queremos reflejar, pero sobre todo de tomar la foto y estudiar que obtenemos. Todo lo contrario a ir con prisas.

Y dicho todo esto, comparto con vosotros mis percepciones sobre esta cámara:

Calidad: a raudales, construcción, sensor, procesado del raw, objetivo… todo juega a su favor.

Manejo: para fotógrafos con experiencia a sus espaldas. La cámara menos indicada para quien habitualmente hace fotos con un móvil o una compacta al uso, por ejemplo. El manejo es exigente, mucho, lo suficiente como para que el resultado nos recompense si sabemos lo que estamos haciendo.

Digital: es la más antigua de las cámaras digitales que he probado. O dicho de otra manera, es una cámara que hace hincapié en los aspectos más fotográficos, frente a los tecnológicos. La pantalla pierde refresco en situaciones de poca luz, el paso entre modos del menú tiene un toque letárgico y en general se le nota uno o dos pasos por detrás frente a las digitales más actuales. Voluntariamente o no, Leica ha creado una cámara para “sus fotógrafos”, los que todavía guardan en sus estantes M’s de película. Estos se sentirán en su salsa.

Óptica: una de sus ventajas es la óptica luminosa. Pero ojo, aquí se enfrenta a una Fuji X100 y aunque parezca mentira a la propia EPL2 pertrechada con el fantástico Panasonic 20mm 1.7. Las ópticas luminosas marcan una diferencia clara a la hora de tomar fotos y es una de las principales ventajas de la Leica.

¿Me compraría esta cámara? voy a complicarme un poco la vida, tratando de responder a esta pregunta de la manera más sincera posible: sí, me la compraría. Sus ventajas son suficientes para inclinar la balanza. ¿Por qué entonces el condicional? porque lo haría si no existiese la Fuji X100 o la Olympus EPL2. De hecho la EPL2 armada con un 20mm 1.7 y el visor VF-2 es una herramienta entre lo delicioso y lo adictivo. Y además graba vídeo, en mi caso opción imprescindible. ¿Y la Fuji X100? también la compraría, pero para tomar la decisión debe rodar y mejorar su firmware, especialmente mal diseñado en su versión 1.0. No me cabe duda que en unos meses será un producto más redondo.

El mundo bajo la superficie. – Leica X1 ISO 100, f8, 1/250 – © Juan Luis Polo

Rojo, azul. – Leica X1 ISO 800, f2,8, 1/4 – © Juan Luis Polo

En definitiva, la Leica X1 es una herramienta potente en manos experimentadas, que dará grandes satisfacciones a un fotógrafo sabedor de su potencial y con el tiempo necesario para sacarle todo su rendimiento. Pero es una herramienta a la que a día de hoy le ha nacido competencia directa y muy potente en la Fuji X100.

Y no puedo terminar esta segunda entrega sin agradecer a Jorge Molinera, compañero en Territorio creativo, su generosidad con mayúsculas por haberme dejado semejante juguete durante varios días, del que por supuesto me ha costado mucho desprenderme ;)

Gracias Jorge!

»Etiquetas:
»Categorías: A prueba, Cámaras, Opinión
Tenía 15 años cuando cogi por primera vez la cámara de fotos de mis padres, una Agfa de telémetro. Me dejaron hacer unas fotos y días después acudi a recoger las fotos reveladas. No lo sabía, pero acababa de nacer una afición que me sigue fascinando desde hace 30 largos años, en los que no he parado de captar imágenes. En 2007 abrí Enfocando.es un blog de fotografía en el que he volcado fotos, vídeos, comentarios, análisis y consejos con el afán de compartir mi experiencia sobre la fotografía. Actualmente soy el director general de la empresa que fundé en 1997, Territorio creativo.

Hay 5 comentarios

#1 Jesús León enviado el 06.27.11 #11:43 am

Gran análisis, de lo que se deduce que es una Leica hasta sus últimas consecuencias :)

Ahora a por la Fuji ;)

#2 Jorge Molinera enviado el 06.29.11 #11:32 am

Un placer, poder a ver contribuido a que la X1 tenga una review como se merece, y que has sabido captar perfectamente.

Estoy de acuerdo punto por punto. Leica conoce bien que tipo de cliente tiene, y esta cámara es un guiño y abrazo a este tipo de usuario. Que “la competencia” empiece a sacar productos similares es una bendición para el mercado, pero y siendo el afortunado propietario de la punto rojo, solo puedo añadir a todo lo ya dicho, que hay intangibles, percepciones y sensaciones cuando usas un “bicho” de estos que si bien no pueden listar en una hoja de especificaciones, son parte “de peso” a la hora de abordar este tipo de decisiones (si no los sientes o valoras soy el primero en no aconsejar una compra de este tipo).

Mi idea (y he probado unas cuantas compactas…) era poder salir de casa sin la mochila “seria” (sobre todo en eventos familiares donde el “pesado de la cámara no puede ni debe ser el protagonista”) pero sin estar desnudo ante (alguna foto que se todos esos días los que miramos con ojo fotográfico vemos) y no pensar que demonios pensé al dejar la “grande en casa”.

Y puedo decir que con esta no solo se consigue el objetivo con creces, sino que cuando me siento Leica, tengo el pincel adecuado encima del escritorio… (y entiendo que ese sentimiento, es muy difícil de describir y explicar pero quien lo sienten saben a que me refiero)… y como bien dices no existe ni un solo tipo de fotografía, ni somos un solo tipo de fotógrafo todo el tiempo….

#3 Eduardo Saperas enviado el 02.03.12 #4:39 am

Te escribo desde Buenos Aires, te encontré navegando en la web, sin recomendaciones de nadie. En primer lugar, te felicito por el informe, claro, preciso y con la duración justa, es decir si se me permite calificarte, cosa que no hago muy a menudo, 10 puntos.
Con respecto a Leica, tuve la M6 y la vendí por las diferentes crisis que asolaron en estos lares, y te confieso que siempre me quedó rondando la idea de volver a la marca alemana. ¿ Capricho ?, sí claro que sí, cumplí 50 pirulos ( años ), y la vida ……..
Volviendo al tema, hace poco vendí mi equipo Canon réflex digital, no me hallaba con él, y en un viaje por Madrid y Barcelona que realicé hace un año, comprendí que me pesa mucho llevar la réflex, los lentes y demás. Entonces, ¿ Por qué no volver a la fuente ?. El video no es lo mío, la multiplicidad de funciones tampoco, el peso del equipo menos; lo que sí me importa, es la alta calidad y la posibilidad de pasear discreto, y que la máquina sea una extensión de mi cuerpo. Entonces, bueno ajustaré el lápiz, abrazaré a la almohada y después te cuento.

Saludos desde Argentina.
Eduardo.

#4 Leica X1 | Chuletón y Mamada enviado el 04.16.12 #11:41 am

[…] Comentarios de Juan Luis Paolo […]

#5 Gabriel enviado el 08.12.12 #9:52 am

Enhorabuena Juan Luis por tu articulo sobre la Leica X1, yo estoy en los cincuenta tacos, y he creído conveniente ir a la fuente, Leica, creo que me lo he ganado, como puedes imaginar si pudiera me hubiera dirigido a la M9, jeje, pero después de haber leído tus comentarios veo que he hecho lo mejor que podía hacer en la elección de mi Leica X1, muchas gracias y adelante compañero, un saludo desde Mallorca, Islas Baleares, Spain.

Escribe un comentario