Entradas con la etiqueta “nikkor 70-300 VR”

Alentejo: el perro en el mar

El perro y el mar. Vilanova de Milfontes, Alentejo, Portugal, mayo 09. Nikon D90, 70-300 VR, ISO 200, f6,3, 1/640

Deambulando por la playa de Vilanova de Milfontes, en Portugal el pasado mes de mayo, surgió esta foto. Lo que me gusta de ella es la compresión de planos, gracias al uso del teleobjetivo y el color, casi monocromo. Preferí centrarme en aislar al perro contra el mar en la orilla, antes que usar el angular y haber “metido” mas información en la foto.

Es para casos como estos cuando el teleobjetivo es una herramienta fantástica: aislar y comprimir descontextualiza el objeto y confiere a la foto un aire diferente.

Nikon 70-300 VR: temblad, temblad malditos

Otro miembro de mi familia Nikon: el 70-300 4.5-5.6 VR

El primer objetivo estabilizado que tuve fue el Canon 300 F4L IS, en el año 2001. Descubrí entonces que la estabilización en un teleobjetivo era uno de los mejores inventos en fotografía. Un teleobjetivo necesita una velocidad nunca inferior a la distancia focal para garantizar una foto sin trepidación, esto es que no esté movida. En otras palabras, si disparamos con una focal de 300 mm, no deberíamos utilizar una velocidad por debajo de 1/300s si es un sensor completo o de 1/480s si estamos multiplicando por 1.6 la focal (en el caso de los sensores aps de Canon). Así que toda ayuda es bienvenida en el caso de usar esas focales. El sistema de estabilización que nos permite disparar 2 ó 3 pasos de velocidad por debajo de la necesaria y conseguir una foto nítida es un gran invento, la verdad.

Mi anterior objetivo en Canon fue el 70-300 IS: comparado con este de Nikon es muy similar en cuanto a nitidez (ambos son excelentes) y el de Nikon particularmente silencioso cuando el sistema de estabilización entra en funcionamiento. Yo prefiero esta gama focal, la que llega hasta 300 mm y no me importa que no sea tan luminoso como los zoom tipo 70-200 f2,8: te ahorras un buen montón de peso y los resultados no son tan diferentes.

Sin miedo a temblar, a partir de ahora ;-)