Asar castañas en familia o la disciplina del reportaje fotográfico (I)

Me gustan por igual, las castañas asadas y el reportaje en fotografía. Y tal vez sean igual de exigentes ambas disciplinas, la de asar castañas al estilo tradicional, como el reportaje por las implicaciones que conlleva. La dificultad radica en contar la historia de principio a fin mediante las fotografías que vamos realizando. Mi amigo y fantástico fotógrafo Manuel Charlón, me recomendó hace tiempo que las fotos debían contar una historia. La fotografía se convierte en narrativa, cuando abordamos algo así. Una mezcla entre instantánea y un guión medianamente elaborado, que dan como resultado un relato visual intenso.

Pero lejos de pensar que si no eres Sebastio Salgado no tienes nada que hacer, lo primero que tienes que tener en cuenta es que a tu alrededor hay infinitas posibilidades para practicar y aprender: nuestra vida diaria es la principal fuente de reportajes: familia, niños, amigos, cumpleaños, bodas, reuniones, fiestas… están ahí desde el principio de los tiempos y sólo hay que prestarles atención. No confundamos cotidianidad con falta de interés: todo es interesante para un aficionado a la fotografía y puede convertirse en un buen relato para los que observan nuestras fotos.

Sin embargo, tenemos motivo, tenemos un guión, pero nos hace falta algo más: esto es fotografía y visualmente tus fotos necesitan fuerza. Así que hay que tomar decisiones más allá de si hago la foto a la niña, a la madre a los dos, etc. Y haciendo un esfuerzo por ser didáctico, me ha salido algo como esto:

  • es mejor una reflex que una compacta… o no. Si te manejas con una reflex, aquí sacará todo su poder a relucir: el tiempo de respuesta es menor, así que si el asunto requiere rapidez será una buena aliada. Sin embargo, la exigencia de una reflex es alta en cuanto a la técnica, así que si no necesitas velocidad, una compacta decente será la mejor opción. Como dicen los ingleses «horses for courses»
  • decide el equipo a utilizar: si tienes mucho, reduce, si tienes poco, mejor. En reportaje el «timming», el momento, lo es TODO. Así que si andas que si pones un 70-200 o lo cambias por un 24-70 y andas guardando objetivos, se te escaparán los mejores momentos.
  • ¿Zoom o focal fija? aquello que tengas o con lo que mejor te manejes. El equipo, al contrario de lo que muchos aficionados piensan, no es una limitación insalvable. Yo utilizo indistintamente unos y otros, basándome exclusivamente en el efecto a conseguir: más o menos profundidad de campo, más o menos velocidad, más o menos angular…
  • ¿Angular o teleobjetivo? Esta es la típica pregunta que se responde por las propias características de los objetivos. Si queremos aislar a las personas, teleobjetivo. Si queremos reflejar el ambiente y el entorno, angular. Eso sí: si lo que queremos es contar una historia, el entorno es clave ;-)
  • ¿ISO alto o bajo? sinceramente, que le den «dos duros» al ISO: está para permitirnos traer fotos con poca luz, en principio. Si tienes luz, bajo, si no tienes luz, alto será la única posibilidad. El ruido que seguramente obtendremos añade ambiente a la foto. A mí no me molesta.
  • ¿Flash sí o no? Yo soy de los que dispara con luz ambiente siempre que sea posible: ¿la excepción? añado flash si me permite crear un determinado tipo de foto. O sea, darle un toque diferente a lo que voy a obtener. Sorprender con el resultado, es parte de la clave en fotografía.
  • Si el reportaje tiene que ver con personas, LA EXPRESIÓN es la clave: tanto si posan para ti, como si les coges en plena tarea, la expresión hará mucho por la fuerza final de la foto. Así que tendrás que disparar con frecuencia para asegurarte la foto, que recoge esa expresión.
  • El encuadre: por increíble que parezca en fotografía cuenta la historia tanto lo que ves en la foto, como lo que no ves. No tengas miedo a probar encuadres imposibles: corta personas, corta elementos, encuadra de manera muy ajustada. Lo que no se ve, intriga más que lo que se ve.
  • Y haz todo lo contrario: incluye más elementos en tu encuadre. Cielo, lo que rodea a tu personaje… ayudan a poner al espectador en sintonía con tu historia

Si todo esto hubiese que resumirlo, yo diría lo siguiente: prueba, no dejes nada sin probar. Si no pruebas no aprendes, no progresas. Observa a los grandes y mira como lo hacen: en parte descubrirás tu propio estilo, tu forma de ver las cosas.

Básicamente coge la cámara y empieza a hacer fotos, no esperes más ;-)

»Categorías: Reportaje, Técnica
Tenía 15 años cuando cogi por primera vez la cámara de fotos de mis padres, una Agfa de telémetro. Me dejaron hacer unas fotos y días después acudi a recoger las fotos reveladas. No lo sabía, pero acababa de nacer una afición que me sigue fascinando desde hace 30 largos años, en los que no he parado de captar imágenes. En 2007 abrí Enfocando.es un blog de fotografía en el que he volcado fotos, vídeos, comentarios, análisis y consejos con el afán de compartir mi experiencia sobre la fotografía. Actualmente soy el director general de la empresa que fundé en 1997, Territorio creativo.

Hay 3 comentarios

#1 Enfocando. Asar castañas en familia o la disciplina del reportaje fotográfico (II) enviado el 12.14.07 #8:51 am

[…] ← Asar castañas en familia o la disciplina del reportaje fotográfico (I) […]

#2 Mauro - Fotomaf enviado el 12.14.07 #9:25 am

Muy interesante amigo, muy interesante.
Sólo añadiría un punto. Mira fotos, mira muchas, compra libros, revistas, mira como los demás cuentan su historia, te ayudará a tener criterio. ;)
saludos!

#3 chetxe enviado el 12.14.07 #12:21 pm

Gracias, je, je.

Otro consejillo…
Cuando no lleves cámara, piensa que la llevas y observa como si lo fueras a fotografiar.
Saludetes
Ciao
Chema Lara

Escribe un comentario