Entradas de 2010

El camino en la nieve

El camino en la nieve. La Morcuera, Madrid- Nikon D3s, 24-120 VR, ISO 200, f18, 1/400s – © Juan Luis Polo

Pocas cosas como caminar por un paisaje nevado y bajo un sol espléndido, para disfrute de los sentidos y del fotógrafo. A pesar de lo complicado de las luces, la medición básicamente, el motivo da mucho juego aún cuando la hora del día no es la mejor. Lo bueno que nos ofrece el invierno de cara a capturar el momento, es que el sol «vuela bajo» y permite que haya volumen en los motivos que fotografiamos. Sólo nos queda concentrarnos en captar nuestra visión del momento.

Un pequeño apunte técnico: para conseguir el efecto en el sol que se ve en la foto, basta con cerrar el diafragma (en este caso a f18).

»Etiquetas: , ,
»Categorías: Landscape, Naturaleza

Malta: un marcado acento británico

El soldado maltés. Valleta, Malta – Nikon D3s, 14-24 f2,8, ISO 200, f11, 1/500, SB 600 – © Juan Luis Polo

«En 1530, ocho años después de haber salido de Rodas, Carlos I de España — con el beneplácito de Clemente VII — cedió a la Orden las islas de Malta, Gozo y Comino, así como Trípoli. La intención era proteger el Mediterráneo occidental de la avanzada otomana, la cual en 1534 ya había conquistado la ciudad de Túnez. Por su parte, la Orden debía permanecer neutral en las guerras entre naciones cristianas.»

Wikipedia

A pesar de ser cedida con acento español, el actual sabor del archipiélago de Malta es inglés. Muchos detalles indican que la isla ha estado bajo el paraguas británico hasta su independencia el 21 de septiembre de 1964. Y ese sabor entremezclado por los vestigios de la etapa española hace de Malta un lugar muy fotogénico cuando de sacarle rendimiento en imágenes se trata.

En este caso una foto en la que el flash jugó un papel imprescindible, para conjugar en la misma imagen un sol en todo su apogeo junto con la imagen del soldado, no era tal, a pleno contraluz. Un SB 600 de Nikon tuvo la culpa.

»Etiquetas: ,
»Categorías: Nikon, Viajes

Malta: la ruta fotográfica perfecta

Gozo, Comino, Malta: tres islas, un destino – Olympus PEN EP-1, 14-42, ISO 400, f10, 1/500 – © Juan Luis Polo

Todo comenzaba cuando proponíamos un reto a todo aquel que quisiera participar, consistente en que convenciesen al departamento de turismo de Malta (MTA) de que eran los candidatos ideales para ganarse la invitación a un viaje durante cuatro días a Malta. Ese viaje tuvo lugar el pasado 27 de noviembre y dio mucho juego a las cuatro personas que acudimos: Inés, Ricardo, Diego y yo. Cuatro días muy intensos, bien aprovechados al estar orientado a la fotografía, con rutas específicas para ello y sobre todo, un ambiente estupendo.

Malta me ha sorprendido gratamente: es muy monumental, tiene sabor histórico que recoger y sobre todo, un buen número de parajes naturales para plasmarlos en fotografías, con el mar como invitado constante. La gastronomía está a buen nivel y los lugares a visitar se recorren fácilmente, gracias a un transporte público abundante. Lo iremos descubriendo en próximas entregas: estos meses que viene Enfocando tendrá sabor maltés, como no podía ser de otra manera ;)

Más información | Ruta fotográfica perfecta en Malta

»Categorías: Viajes

Otoño, ese otro color en el Hayedo de la Tejera Negra

Unidos hacia el cielo. Tejera Negra, Guadalajara – Nikon D3s, 14-24 f2,8, ISO 200, f11, 1/100 – © Juan Luis Polo

Otoño es sinónimo de oportunidades para la fotografía. La luz es más suave, el sol se mueve más bajo y sobre todo el paisaje muestra otro aspecto, capaz de sacarnos de la rutina visual. El Hayedo de la Tejera Negra en Guadalajara es uno de mis lugares preferidos para visitar en ésta época del año. El Haya es un árbol con un colorido muy característico en estas fechas, que abre un buen montón de oportunidades para jugar con el color.

Sumado a esto que este parque natural es una delicia para los sentidos y que un paseo otoñal por sus caminos, ayudan a reconciliarse con el mundo que a diario nos empeñamos en desdeñar y destruir, la experiencia es muy recomendable.

Como el peso es una de la cuestiones que condicionan una caminata por un lugar así, suelo ajustarlo al máximo, con un cuerpo de una reflex, un zoom angular y un macro. Nuestra espalda nos lo agradecerá ;)

Scania R620, un viaje diferente

Scania R620, un viaje diferente from Juan Luis Polo on Vimeo.

Esta es una entrada y un vídeo que le debía a Nacho Bruyel, actual director de comunicación de Indal y, cuando tuve la oportunidad de probar un Scania R620, responsable de comunicación de dicha compañía. Corría mediados de marzo y me ofreció la oportunidad de probar un camión superlativo en todos los aspectos, para después compartir mi experiencia.

Como posiblemente sabéis en abril un accidente torció muchos de mis planes forzándome a cuatro largos meses de recuperación. Así que este vídeo y otros muchos temas se quedaron el tintero, hasta encontrar el momento de editar el material y publicarlo.

¿Cómo se viaja a bordo de un camión de 620 cv? como en el mejor de los turismos, en realidad. Me apasiona el mundo del motor desde siempre, no en vano aprendí a conducir con 12 años y desde entonces es uno mis hobbies favoritos. Cuando Nacho me ofreció la posibilidad de viajar en este camión, no me lo quise perder por nada del mundo. Está claro que comparar un camión con un turismo es comparar churras con merinas, pero lo que me sorprendió desde el inicio es lo confortable que era todo en su interior con una cabina pensada hasta en el más pequeño detalle, para que el conductor sea el rey absoluto.

En marcha: la persona que conducía obró maravillas para que el resultado final de la prueba fuera tan positivo, pero os he de reconocer que viajar en este camión es una experiencia muy confortable. La suavidad, ausencia de ruidos, capacidad de aceleración o la facilidad con la que el conductor mantenía la velocidad, indican que el camión está pensado para hacer jornadas infinitas en carretera. No voy a entrar en el detalle técnico, para ello os acompaño las entradas que escribió Javier Costas en Motorpasión, que si os gusta el mundo del motor está lleno de información muy interesante.

Si quiero desde aquí agradecerle a Nacho Bruyel la deferencia de haberme invitado a saborear una experiencia muy diferente a las que habitualmente disfruto, más cercanas al mundo de los turismos. Cuando me cruzo o adelanto a uno de estos camiones, ya no les miro igual ;)

Y para los que queráis saber con qué se grabó el vídeo: una Nikon D3s, 24-120 VR y un 14-24 2,8. La edición final con iMovie.

Motorpasión | Prueba del R620 con muchos detalles técnicos primera parte y segunda parte

»Etiquetas: ,
»Categorías: Producto

La ruta fotográfica perfecta: ¿qué equipo te llevarías?

La cámara de otro siglo © Juan Luis Polo

Seguimos preparando el viaje a Malta y elegir el equipo que llevarse es un bonito quebradero de cabeza, sobre todo si uno tiene un equipo amplio, porque no puede llevarse todo y toca descartar parte. ¿Pero qué parte?

La cámara En mi caso la reflex que tengo en este momento, una Nikon D3s. Pesada y versátil a partes iguales y con el añadido de que graba vídeo a 720p, con lo cual «dobla» su función. Hace unos años la respuesta a este tipo de cuestión siempre era la misma: una reflex si buscas calidad y versatilidad a la hora de decidir las fotos. A día de hoy con la evolución que estamos viendo, me atrevería a afirmar que una reflex no es la única manera de conseguirlo.

¿Un segundo cuerpo? En mi caso la segunda cámara será una Olympus PEN E-1. Nunca me ha gustado viajar con una sóla cámara: la probabilidad de que tengamos algún percance y nos quedemos sin poder hacer fotos está presente. Así que lo mejor es utilizar «cinturón y tirantes».

Objetivos: habitualmente viajo con un superangular (14-24mm) y un teleobjetivo (70-300mm). Y para todo lo demás, un 50mm luminoso. Pero si te encuentras más cómodo en la banda media (entre los 24-28 y los 70 – 135) un objetivo que cubra esas focales es siempre una apuesta segura y que nos permite estar preparados ante cualquier eventualidad. Recientemente he añadido a mi colección un 24-120 de Nikon y me parece una focal muy práctica, sobre todo a la hora de grabar vídeo.

Flash: viene de viaje conmigo, porque nunca se sabe si tendrá uso o no, pero si lo tiene y no lo llevas…

¿Tarjetas y almacenamiento? en mi caso sumo 40 GB repartidos en tarjetas de 8GB. Una vez más a día de hoy tienes todas los sabores y capacidades disponibles, así que dar con número perfecto es fácil. Sin embargo, para cuatro días se quedan cortos, así que lo ideal es contar con un sistema de almacenamiento que permita «volcar» las fotos y tenerlas a buen recaudo. Yo uso un netbook con 120 GB de disco duro que además de pesar poco y abultar menos, me sirve para tareas básicas como conectarme a internet.

Trípode: nunca sin mi trípode. Lección aprendida años atrás en mi primer «Petra by night»: En mi caso un Manfrotto 190 con rótula RC486. El trípode lo meto en la maleta y a volar a su destino. Una vez allí, viaja conmigo.

Bolsa de transporte. Yo he optado por un modelo de KATA, la rucksack DR-467, para volar al destino: me permite llevar el portátil junto con el resto del equipo fotográfico. Pero cuando llego, la bolsa que uso es una Lowepro Reporter 200 para acceder más rápido al equipo.

Al final y tras mucho años de viajes a mis espaldas siempre un llevo más de lo que realmente necesitaré, pero salvo que el viaje sepas que lo vas a repetir cuando quieras, es preferible llevar algo más de la cuenta «por si acaso» surge esa oportunidad y no hay opción a aprovecharla. Son días duros respecto al peso que hay que cargar, pero es preferible no dejar nada al azar ;)

Concurso «La ruta fotográfica perfecta» | Blog de descubremalta.com

»Categorías: Técnica, Viajes